El satélite SAC-D/Aquarius inicia su campaña de lanzamiento

 
El satélite de teleobservación argentino SAC-D/Aquarius, proyecto espacial conjunto con la NASA, fue trasladado a fines de marzo a Estados Unidos desde Brasil, donde fue testeado, para ser lanzado el 9 de junio, informó la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE). 
  
La CONAE encargó la fabricación del satélite a la empresa estatal rionegrina Invap, y el año pasado fue trasladado desde Bariloche a Sao Joao Dos Campos, donde el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais (INPE) del vecino país realizó los ensayos ambientales de rigor en estas misiones espaciales. 
  
La CONAE informó que el SAC-D atravesó con éxito todos los ensayos y este lunes el satélite comenzó a ser cargado en el avión C17 dispuesto por la NASA para su traslado a la base de lanzamiento de Vandenberg, California, a donde llegará el miércoles para ser puesto en órbita por el cohete Delta II. 
  
Se trata del cuarto, mayor y más complejo satélite del Plan Espacial Nacional de Argentina: pesa 1.341 kilogramos, mide 2,7 metros de diámetro y siete metros de largo. 
  
El SAC-D/Aquarius se convertirá en un observatorio espacial para el océano, el clima y el medioambiente del planeta, cuya misión fue desarrollada por la CONAE y la NASA de EEUU, y también cuenta con la cooperación de Italia, Canadá, Francia y Brasil. 
  
Su objetivo principal será medir la salinidad de mares y océanos para elaborar modelos climáticos a largo plazo, datos de vital importancia para estudiar el cambio climático y entender los efectos de las interacciones entre el ciclo del agua, la circulación oceánica y el clima. 
  
Además medirá la humedad del suelo a gran escala, dato que permitirá elaborar alertas tempranas de inundaciones y aparición y dispersión de enfermedades, y contribuirá a la producción agroganadera. 
  
Entre los ocho instrumentos que lleva a bordo, el principal es el Aquarius, radiómetro y escaterómetro aportado por la NASA, que demandó una inversión de 200 millones de dólares, y medirá la salinidad del mar. 
  
A su vez la Agencia Espacial Italiana (ASI) aportó el instrumento "ROSA", para tomar perfiles atmosféricos, y la agencia espacial francesa CNES el "Carmen 1", para determinar la distribución de micrometeoritos y desechos espaciales. 
  
Además está el radiómetro "MWR", de CONAE, para estudiar el mar del hielo marino y otros factores; la cámara infrarroja "NIRST" (en colaboración con la agencia espacial canadiense CSA), para monitoreo de fuegos y volcanes; y la cámara de alta sensibilidad "HSC" para observación nocturna. 
  
También el satélite cuenta con el sistema "DCS", de colección de datos ambientales desde plataformas en tierra, y el "TDP", un sistema de receptores GPS para determinar posición del propio SAC-D, entre otros datos. 
  
En el desarrollo del SAC-D participaron varias entidades del Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología y empresas de base tecnológica.
Invap fue la contratista principal, y también intervinieron la Comisión Nacional de Energía Atómica, la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata, el Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR) y el Centro de Investigaciones Ópticas (CIOP) del CONICET. 
  
Además participó la Universidad Tecnológica Nacional, el Instituto Universitario Aeronáutico (IUA) y empresas privadas nacionales de base tecnológica como DTA, CONSULFEM y STI. 
  
(Marzo 2011) 

CONAE

Publicado en Novedades, 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *