La luz ultravioleta (derecha), invisible para nosotros sin el uso de cámaras especiales, revela colores y patrones en las flores, que hace que insectos como las abejas encuentren la zona donde se encuentran el polen y el néctar (Crédito: http://teslablog.iaa.es).

Fig. 2.- La luz ultravioleta (derecha), invisible para nosotros sin el uso de cámaras especiales, revela colores y patrones en las flores, que hace que insectos como las abejas encuentren la zona donde se encuentran el polen y el néctar (Crédito: http://teslablog.iaa.es).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *