Meteoritos: Origen de las Condritas Carbonáceas

Se investigan los escenarios dinámicos posibles para la formación y evolución de los objetos parentales de algunas de las clases de meteoritos, en particular las Condritas Carbonáceas (CCs).

Los asteroides son planetesimales remanentes de la formación planetaria que se encuentran aproximadamente a una distancia entre 2.1 y 3.5 Unidades Astronómicas del Sol, entre las órbitas de Marte y Júpiter. Los cometas de corto período sin embargo, son objetos que tuvieron su origen en el Cinturón de Kuiper, más allá de la órbita de Neptuno.

El concepto clásico es que asteroides y cometas son objetos absolutamente diferentes. Sin embargo, hay varios descubrimientos recientes que hacen suponer que tanto asteroides como cometas poseen algunas características parecidas. Actualmente se considera que existe un continuo entre asteroides y cometas.

El origen de las CCs está comúnmente asociado a que son fragmentos de asteroides de clase C. Sin embargo, algunas de las propiedades de las CCs parecen no ser compatibles con que sus objetos parentales hayan tenido su origen en el cinturón de asteroides.

Experimentos de laboratorio y mediciones de la estructura interna de las CCs indican que estos meteoritos fueron compactados a presiones no superiores a los 500 Mpa. Esto significa que los objetos parentales de las CCs no pudieron colisionar durante su formación y posterior evolución a velocidades mayores a los 400 m/s. Sin embargo, las velocidades actuales de colisión entre objetos en el cinturón de asteroides son del orden de 3 a 5 km/s y durante las últimas etapas de formación del Sistema Solar fueron del orden de 1 km/s.

Nos encontramos nuevamente con el problema de que se requiere de un disco dinámicamente frío para la formación y evolución de los planetesimales, ya que algunos de sus fragmentos, como las CCs, indican velocidades no superiores a los 400 m/s durante toda la historia del Sistema Solar.

Esto nos ha motivado a investigar la posibilidad de que el origen de las CCs pudiera ser cometario en vez de asteroidal, vale decir, estudiamos si los objetos parentales de las CCs provienen del Sistema Solar exterior en vez del cinturón de asteroides, ya que las velocidades de colisión entre objetos disminuyen al alejarnos del sol.

Dentro de dicho escenario, estamos estudiando la posible procedencia de un gran número de CCs desde el Sistema Solar exterior durante el bien conocido bombardío tardío pesado hace 3.8 Gyrs en el marco del modelo de Niza.

Además, estamos investigando las condiciones físicas y dinámicas necesarias para compatibilizar el escenario clásico del origen de las CCs con las velocidades de colisión bajas requeridas por su grado de compactación. En dicho escenario clásico, los objetos parentales de las CCs serían asteroides tipo C y/o D, los cuales se suponen formados y evolucionados in situ en el cinturón de asteroides. Encontramos fuertes restricciones en las condiciones físicas y dinámicas obtenidas.

Investigador involucrado:
M. Gabriela Parisi

Colaboradores:
J. Blum, Technische Universitat Braunschweig, Institut fur Geophysik und extraterrestrische Physik, Alemania.
E. Beitz, Technische Universitat Braunschweig, Institut fur Geophysik und extraterrestrische Physik, Alemania.
R. Di Sisto, FCAGLP y IALP, Argentina.
P. Santamaría, IALP y FCAGLP, Argentina.
G. de Elía, IALP y FCAGLP, Argentina.